Al Deporte no le importa quien eres.

Todos tenemos nuestras limitaciones: unos son más altos, otros más bajos; unos más rápidos, otros más lentos; unos más listos, otros más torpes; y así, sucesivamente. El deporte nos enseña que todos, absolutamente todos, tenemos la posibilidad de mejorar, de progresar, y de ser felices. El techo…. lo ponen la ilusión y el trabajo, la constancia de cada quien. Como decimos siempre: el objetivo es que cada uno llegue a ser “campeón olímpico de sí mismo

Deja un comentario