El mecanismo de Windlass

El Windlass es el mecanismo de propulsión más importante del cuerpo humano. Lo utilizamos tanto para correr como para caminar y cuando carecemos de este mecanismo, se pueden producir lesiones tales como la fascitis plantar, fracturas de los metatarsianos por estrés o bien lesiones o molestias en cadera, lumbares o rodillas.

Windlass es un término inglés que puede traducirse como “polea”.  Fue descrito en un artículo en el año 1954 por John Hicks. Empieza bajo el dedo gordo del pie al elevarlo (o al levantar el talón si corremos), a partir de ahí la cuerda que forma la fascia plantar se tensa y esto eleva  el arco longitudinal del pie. El hecho de que el arco del pie se eleve es lo que nos hace que nuestros musculos puedan propulsarnos con mayor eficacia hacia delante. Este mecanismo sigue por el talón, tensando el talón de Aquiles, provocando un movimiento de rotación de la tibia, que transmite fuerza hacia el fémur y este hacia la cadera y el tronco.

Mecanismo de Windlass

En definitiva, ese movimiento hacia arriba del dedo gordo del pie, se transmite hacia la parte superior del cuerpo con total armonía cuando todo está correcto.

¿Y si hay algún problema?

Entonces es cuando aparecen las molestias y las lesiones. Para valorar el mecanismo de Windlass, se realiza mediante la maniobra de Hubscher’s o test de Jack. Esta maniobra se realiza de la siguiente manera.

En posición de pie, el se elevará el primer dedo (dedo gordo). Si el arco plantar aumenta y observamos rotación externa de la tibia, el resultado es negativo, es decir, la “polea” funciona perfectamente. Si el arco plantar no se eleva, puede deberse a diferentes problemas biomecánicos, y como consecuencia podemos sufrir lesiones como fascitis plantar, metatarsalgias…

En el caso de que el arco no se eleve, nuestro consejo es que te pongas en manos de un podólogo para poder saber donde esta el problema y corregirlo antes de que aparezcan las lesiones.

D. Jacobo Fouz Vázquez

Podólogo Instituto Médico Arriaza y Asociados

 

 

Deja un comentario