Osteoporosis

La Osteoporosis fue definida en 1991 como “una enfermedad esquelética sistémica, caracterizada por baja masa ósea y deterioro en la micro arquitectura del tejido óseo, que origina fragilidad ósea aumentada con el consecuente aumento en el riesgo de fractura”.

Esta definición implica un concepto cualitativo de alteración de la arquitectura ósea y uno cuantitativo relacionado con la densidad ósea. En 1994 la OMS establece los criterios densitométricos para el diagnóstico de la osteoporosis.

osteoporosis

Hueso con y sin Osteoporosis

Esta  es una enfermedad esquelética en la cual el hueso se vuelve más poroso, aumentando el número y el tamaño de las cavidades o celdillas que existen en su interior. De esta manera los huesos se hacen más frágiles, resisten peor las tensiones y se rompen con mayor facilidad.

Denominada  la  epidemia  silenciosa, no manifiesta síntomas hasta que la pérdida de hueso es tan importante que aparecen fracturas, con traumas mínimos.

La osteoporosis puede afectar a cualquier persona, incluidos niños y adolescentes, varones a cualquier edad y mujeres pre menopáusicas. En concreto, en España, aproximadamente 2 millones de mujeres padecen osteoporosis, con una prevalencia en la población postmenopáusica del 25% (1 de cada 4). Se estima que esta enfermedad es la causante de unas 25.000 fracturas cada año. Aproximadamente 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 5 hombres mayores de 50 años sufrirá una fractura osteoporótica en su vida restante.

Tenemos que subrayar la existencia de varios tipos de esta enfermedad:

Primaria. También es conocida como senil o involutiva y se identifica por ser la más común. Dentro de la misma nos encontramos varias modalidades: Tipo I, que es la que se produce en individuos de entre 51 a 75 años; la Tipo II, que afecta a personas de más de 70 años; y finalmente la Idiopática, que es la que se produce en hombres y mujeres jóvenes sin que se conozca su causa.

Secundaria. En este caso, es la que se produce como consecuencia de una serie de causas tales como la intolerancia a la lactosa, el alcoholismo, las enfermedades de tipo genético, tumores, hipertiroidismo, insuficiencia renal crónica o falta de menstruación.

El pico  de masa ósea se alcanza entre los 25 y 30 años y está determinado por múltiples factores, siendo el principal, el factor genético. También son importantes los factores nutricionales, la actividad física y endocrina. El balance en la remodelación ósea se mantiene hasta los 40 años;  a partir de esta edad se altera el balance entre la formación y la resorción ósea, lo que produce la osteoporosis. En la fase de pérdida ósea (donde la resorción es mayor que la formación), la edad y la menopausia son factores determinantes.

La densitometría ósea es la prueba médica que permite determinar la densidad mineral de los huesos y, de esta forma, diagnosticar la osteoporosis. Esta evaluación se puede realizar con rayos X, isótopos radiactivos o ultrasonido, que permiten tomar imágenes y obtener la cifra de la cantidad mineral ósea por superficie.

No obstante, además de esta prueba, el personal médico pertinente tendrá en cuenta otra serie de elementos a la hora de poder diagnosticar si una persona sufre o no de osteoporosis. En este caso, se encargará de acometer una exploración, radiografías y un análisis sanguíneo.

Los factores de riesgo para osteoporosis, reconocidos en las tablas son:

•Tabaquismo

•Uso de corticoides por más de tres meses

•Baja ingesta de calcio

•Consumo de alcohol

•Baja de peso

•Déficit estrogénico antes de los 45 años

•Alteraciones visuales

•Demencia

•Caídas recientes

•Baja actividad física

•Historia de fractura

•Historia de fractura osteoporótica en un familiar de primer grado

La medicación (bisfosfonatos, anabólicos, entre otros), el reemplazo hormonal, una dieta rica en calcio (presente en los productos lácteos) y vitamina D (pescados) y la realización habitual de ejercicios físicos forman parte de la prevención y el tratamiento de esta enfermedad.

Comenzar el día con un vaso de leche y una caminata puede ser una buena forma de prevenir la osteoporosis y de mantener un buen estado de salud a nivel general.

Dr. Alejandro Prego B.

Deja un comentario