Prevenir y curar las ampollas en el Running

La ampolla es un mecanismo de defensa de la piel, después de producirse una quemadura o rozamiento entre la epidermis (capa más externa de la piel), y la dermis (capa interna de la piel), provocando la separación entre las dos capas. El espacio entre ambas se llena de fluido linfático formando las ampollas. (Os recomendamos el post “Como evitar lesiones al correr“).

En el Running concretamente pueden ser producidas por los siguientes factores:

  • Correr sin calcetines o con ellos mal colocados o muy finos
  • Tener los pies húmedos puede provocarnos ampollas
  • Roce de la zapatilla
  • Tener pies planos, juanetes o dedos en martillo, entre otras patologías, pueden provocar ampollas.

¿Cómo evitarlas?

Usar calzado de talla precisa, ya que si nos aprietan demasiado harían demasiada presión en el pie provocándonos ampollas, y un calzado demasiado flojo hace que el pie se deslice dentro del zapato formándose también ampollas.

No ahorres en los calcetines y presta atención a que queda ninguna arruga cuando te los pones. Justo dónde queda la arruga aparece la ampolla. El truco de los corredores cuando haces distancia largas es darse vaselina, no sólo en toda la zona de los pies (con especial atención a la zona entre los dedos y el talón) sino en todos los puntos de rozamiento.

Mantén los pies hidratados. Hay en el mercado numerosas cremas específicas para pies que nos ayudaran a cuidarlos para evitar las ampollas.

¿Cómo curar una ampolla?

ampolla

  1. Primero tener la zona limpia y completamente seca
  2. Desinfectar la zona a tratar, al igual que la aguja que vayamos a utilizar
  3. Pinchamos la ampolla con unaampolla, dos orificios para que drene y para que respire, y apretamos con una gasa estéril que contenga iodo o clorexidina para retirar el líquido del interior de la ampolla
  4. Cubrimos la ampolla con un apósito un par de días y luego dejarla al aire

Recordar NUNCA cortar la piel sobrante de la ampolla, pues puede provocar que se regenere la ampolla

D. Jacobo Fouz Vázquez

Podólogo Instituto Médico Arriaza y Asociados

Deja un comentario